Dolor

Dolor

¿Qué es el dolor?

El dolor es un estímulo sensorial que ocasiona incomodidad en el cuerpo, cuyo origen puede ser tanto interno como externo y puede presentarse como una sensación de molestia, hormigueo, pinchazo, presión o ardor. Ya sea un abdominal, en el pecho, al orinar o articular, el dolor en general es el motivo más frecuente de la consulta al médico. 

Dolor

Según la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (en inglés IASP), se trata de “una experiencia sensorial y emocional desagradable, asociada a un daño tisular, real o potencial, o descrita en términos de dicho daño”. 

Se puede manifestar de muchas formas, ya sea un dolor de espalda, de cabeza, de garganta o de oído y se puede clasificar de diferentes maneras, ya sea por tiempo, origen y localización.  

¿Por qué sentimos dolor?

Aquel pinchazo o punzón aparece cuando se activan unas fibras nerviosas, las cuales transmiten la “sensación” al cerebro. Al mismo tiempo, en respuesta a este mensaje, la musculatura y la vasculatura adyacente al lugar donde se siente el dolor se comportará cada una de manera diferente. Es debido a esto que nos sentimos adoloridos o adoloridas. 

Esta es básicamente la manera del organismo de decirnos que algo anda mal y que debemos concentrarnos para solucionarlo. Se puede presentar de diferentes maneras, como en la de una lumbalgia, un dolor muscular, un dolor de cabeza o de estómago. Siempre es importante mantener la calma ante cualquier malestar y entender el por qué está sucediendo. 

¿Es normal sentir dolor?

Es muy importante sentirlo, ya que actúa como un mecanismo de defensa. Cuando el cuerpo sufre un trauma, la dolencia que sentimos se comporta como un mensaje de alerta de que algo está pasando, y es necesario prestarle atención de lo contrario, nuestra salud puede estar en riesgo.

Es normal sentir una ligera molestia durante tus actividades diarias, sin embargo puede llegar a incapacitar a la persona. Cuando esto ocurra se recomienda acercarse a un centro de salud cuanto antes. Asimismo, dependerá de la gravedad con la que se originó. 

¿Causas del dolor?

El dolor puede ser producto de muchas causas, ya sean externas o propias de nuestro cuerpo. Entre las causas externas tenemos el traumatismo, el cual puede aparecer ya sea por golpes o quemaduras de calor o frío. Asimismo, existe el dolor causado por temperaturas muy bajas. 

En cuanto a las causas internas que producen dolor tenemos los desencadenados por nuestros propios órganos como el intestino, el estómago, el corazón, la pleura que rodea a los pulmones, las cápsulas de nuestro riñones e hígado, etc.

Causas del Dolor

El dolor producido por causas internas usualmente se refieren o se expresan sobre alguna zona de nuestro cuerpo ya sea abdomen, brazo, cuello, espalda, manos, entre otros.

¿Qué tipos de dolores existen?

Existen varias formas de clasificar el dolor, ya sea por el tiempo, el origen o su localización:

Dolor Nociceptivo 

El dolor nociceptivo es causado por un estímulo doloroso sobre los nociceptores o los “receptores de dolor” localizados principalmente en la piel o en órganos internos. Cumple una función biológica y evolutiva importante, ya que le advierte al organismo que algo anda mal.

Que tipo de dolores existen

Este es el tipo de dolor más común y se puede producir por algún corte, golpe, fractura ósea o quemadura que llegue a lastimar los tejidos. Suele ser de carácter agudo, pulsátil o constante. El daño o la gravedad dependerá mucho de las condiciones que iniciaron o causaron el incidente. 

Podemos aliviarlo con analgésicos, antiinflamatorios y otras técnicas que ayudan a la mejoría como lo son la aplicación de calor o frío en los músculos.   

Dolor Neuropático

El dolor neuropático, a diferencia del nociceptivo, se origina debido a una lesión o disfunción primaria en el sistema nervioso, es decir, tiene un origen neurológico. Se produce como resultado de un daño en las fibras nerviosas, lo cual hace que el impulso de dolor provenga de las estructuras neuronales en lugar de las terminaciones nerviosas.

dolor neuropatico

Lo que esto quiere decir, es que aún cuando no se distinga ningún daño o lesión evidente en el cuerpo, el origen puede estar escondido dentro de los mismos nervios, lo cual hace que el dolor neuropático sea difícil de diagnosticar. 

Las personas afectadas con frecuencia describen una sensación de hormigueo continuo, como punzante muchas veces en una zona específica del cuerpo como por ejemplo una pierna o brazo. 

Este tipo de dolencia no cumple con una función útil y es catalogado como un trastorno anormal. Se trata de una enfermedad que afecta de manera negativa a la calidad de vida de las personas, ya que puede generar otras patologías como trastornos de sueño, ansiedad y depresión. 

Dolor Psicológico

Los factores psicológicos pueden contribuir de alguna u otra manera al aumento percibido de la intensidad del dolor. Factores como el aumento de la edad, la depresión, la ansiedad y el estrés pueden afectar negativamente nuestra manera de percibir lo que nos causa el malestar. 

dolor psicologico

El dolor psicológico puede, de alguna manera, incrementar cualquier tipo de malestar que estemos sintiendo. A manera de ejemplo, si actualmente experimentamos un dolor en las articulaciones y nos encontramos de muy mal humor, nuestro estado de ánimo puede hacer que dicho  malestar se amplifique.  

¿Qué es el dolor agudo?

El dolor agudo actúa como señal de advertencia de algún daño inminente o real en nuestro organismo. Cumple un rol importante en el bienestar de nuestra integridad física. El rango de duración usualmente es muy corto y debe durar menos de dos semanas. Se cataloga como sub-agudo cuando tiene una duración hasta los seis meses. 

Por lo general, este tipo de malestar se correlaciona con la intensidad del estímulo desencadenante. Suele ser intenso y se presenta rápidamente. Este tipo de dolencia tiende a desaparecer una vez que la lesión mejora.

¿Qué es el dolor crónico?

El dolor crónico es por lo general persistente y tiene una duración de más de seis meses. Su origen puede haber sido una lesión o infección. En algunos casos, la causa puede ser alguna enfermedad como la artritis o el cáncer. 

Se considera que este tipo de dolencia es de carácter complejo, ya que en muchos casos, cuando se descarta la posibilidad de un problema grave o cuando los profesionales se dan cuenta que la lesión de los tejidos del organismo no son el problema principal, la dolencia tiene que ver más con la sensibilidad de nuestro sistema nervioso.

Es importante tener una visión más amplia del problema y tomar en cuenta nuestros hábitos o todo aquello que pueda contribuir a que se enfatice el malestar.

Algunos malos hábitos como fumar o beber alcohol pueden perjudicar la manera en que pensamos y aumentar el estrés, lo cual afecta negativamente al sistema nervioso y hará que nos sintamos más adoloridos. 

Recomendaciones finales

El dolor siempre será experimentado de manera subjetiva, es decir, dependerá de cada persona y será algo que experimentemos a lo largo de la vida. Es recomendable entender por qué se produce  y cuál es la mejor manera de aliviarlo antes de auto medicarse. Recuerde que nuestro servicio de médicos en línea estará a su disposición para orientar su salud en cualquier momento. En casos de dolor crónico, recomendamos acercarse al centro de atención más cercano. 

Bibliografía:

http://www.change-pain.org/grt-change-pain-portal/change_pain_home/chronic_pain/insight/definition/es_ES/324800317.jsp

 http://www.arsmedica.cl/index.php/MED/

 http://www.iasp-pain.org

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp